¿Dónde y cómo actúa el demonio?


marzo 16, 2020

¿Qué dice Jesús sobre el demonio?
Jesús define al demonio como “mentiroso y padre de la mentira” Juan 8, 44 La Palabra de Dios hace referencia en varias ocasiones al demonio.

¿Qué dice la Iglesia?
La Tradición de la Iglesia habla de un ángel caído llamado satán o diablo: “una voz seductora, opuesta a Dios que nos hace caer en el mal”. Catecismo de la Iglesia Católica No 391

¿Qué dice el Papa Francisco?
En muchas ocasiones a lo largo de su pontificado el Papa Francisco ha alertado a los fieles de todo el mundo de la existencia y acción del diablo:

  • “A esta generación y a muchas otras se les ha hecho creer que el diablo es un mito”.
  • ¡Cuidado con el diablo porque causa división y juega sucio!
  • “La tentación comienza levemente, pero crece: siempre crece. Segundo, crece y contagia a otro, se transmite a otro, trata de ser comunitaria. Y, al final, para tranquilizar el alma, se justifica. Crece, contagia y se justifica”.
  • “En el mundo existe la lucha entre el bien y el mal, dicen los filósofos. Es la lucha entre el demonio y Dios”.
  • “Las divisiones son el arma que el diablo tiene más a la mano para destruir la Iglesia desde dentro. Tiene dos armas, pero la principal es la división: la otra es el dinero.
  • “El chismoso es un ‘terrorista’, que lanza la bomba –el chisme– para destruir. Por favor, luchen contra las divisiones, porque es una de las armas que tiene el diablo para destruir”.
  • “El diablo siembra celos, ambiciones, ideas, ¡pero para dividir! O siembra codicia”.
  • “La corrupción está generada por la adoración del dinero y vuelve al corrupto prisionero de esa misma adoración”.
  • “Jesús nos enseña a no dialogar nunca con el diablo. Con el diablo no se dialoga”.
  • “El diablo siempre entra por el bolsillo”.

La tentación
Todos somos tentados por el mal. Creyentes y no creyentes. Hombres y mujeres. Niños y adultos. Todos. De toda raza, condición, tendencia sexual, religión. La tentación es una experiencia espiritual, profunda, interna, de todo ser humano. Es como una invitación a abandonar la mejor versión de uno mismo por conseguir algo que, evidentemente, tiene apariencia de bueno, exitoso, placentero, necesario, pero que, en realidad, nos hace peores o nos aleja de nuestra felicidad auténtica.

Ver venir la tentación es algo fundamental para poder hacerle frente. Porque si no la ves venir, si no conoces sus maneras, sus vestidos, sus formas, sus estrategias, sus tiempos, lo más probable es que caigas de pura ingenuidad. Y la ingenuidad no exime de la responsabilidad. Hay que despertar y estar al tanto de lo que nos va a venir.

El demonio se viste de bien
La tentación y el mal siempre se viste de “bien”. Evidentemente, si el mal viniera con cuernos y oliendo a azufre, enseguida desplegaríamos nuestras defensas. Siempre somos tentados con sutileza, allí donde más se nos puede enredar, tocando los deseos más profundos, aprovechando las heridas sin curar, ofreciéndose para calmar alguna de nuestras necesidades.

El demonio elige el tiempo indicado
La tentación siempre elige el tiempo propicio. Cuando llega la soledad, el silencio, el abatimiento, el hambre y la sed, cuando estamos más débiles ¡Ahí despliega sus encantos!

La tentación siempre nos lleva a desconfiar de Dios o de los que tenemos al lado, a dudar de la fe, a no creer, a poner a prueba el amor o a idolatrar a “algún Dios” que nos aleja de lo mejor de nosotros mismos.

“Del corazón vienen los malos pensamientos, los homicidios, los adulterios, las fornicaciones, los robos, los falsos testimonios y las injurias”. Mateo 15, 19 El demonio nos atrae con bienes, placer y poder. Nos hace confundir placer con felicidad, nos promete felicidad donde solo hay vacío.

Dios creó al hombre y lo hizo plenamente libre hasta de creer en Él o no, pero podemos afirmar: “En el corazón de todo hombre existe un vacío del tamaño del amor de Dios. Este vacío no puede ser llenado por ninguna cosa creada. Él puede ser llenado únicamente por Dios, hecho conocido mediante Cristo Jesús.” Pascal.

El demonio nos ofrece una felicidad detrás del pecado.
¿Cuáles son mis mayores tentaciones? ¿Dónde soy tentado con más frecuencia? Cada uno sabe sus tentaciones. A veces nos tienta con el atractivo de los bienes. Con esos planes que soñamos y deseamos. Con el anhelo de tener siempre más. ¿Dónde ponemos el límite? ¿somos libres o esclavos del mal?

¿El poder del demonio es infinito?
Dice el Catecismo de la Iglesia Católica en el numeral 395 que el poder de satán no es infinito. No es más que una criatura, poderosa por el hecho de ser espíritu puro, pero siempre criatura: no puede impedir la edificación del Reino de Dios. Aunque Satán actúe en el mundo por odio contra Dios y su Reino en Jesucristo, y aunque su acción cause graves daños —de naturaleza espiritual e indirectamente incluso de naturaleza física—en cada hombre y en la sociedad, esta acción es permitida por la divina providencia que con fuerza y dulzura dirige la historia del hombre y del mundo.

El que Dios permita la actividad diabólica es un gran misterio, pero «nosotros sabemos que en todas las cosas interviene Dios para bien de los que le aman» (Rm 8,28).

Dios no se resigna a que una persona se aleje de su amor, siempre está a su espera con los brazos abiertos para darle sentido a la existencia.

ORACIÓN DE EXORCISMO DEL PAPA LEÓN XIII PARA ALEJAR LA TENTACIÓN

San Miguel Arcángel defiéndenos de la pelea.
Sé nuestro amparo contra la maldad y las asechanzas del demonio.
¡Reprímele Oh Dios como rendidamente te lo suplicamos!
Y tú, Príncipe de las Milicias Celestiales,
armado del Poder Divino,
precipita al infierno a Satanás y todos los espíritus malignos
que para la perdición de las almas,
vagan por el mundo

Amén

Con el miércoles de ceniza comenzaremos la “CUARESMA” cuarenta días de preparación para la Semana Santa, oportunidad privilegiada para que regresemos a Dios y retomemos el rumbo de nuestras vidas.

26 de febrero
MIÉRCOLES DE CENIZA

Contáctenos
Curia Arzobispal Arquidiócesis de Manizales
Carrera 23 # 19-22 (Centro) - PBX 884 33 44 comunicaciones@arquidiocesisdemanizales.com
Todos los derechos reservados Arquidiócesis de Manizales Copyright © 2020

Realizado por la Delegación Arzobispal para los Medios de Comunicación